De la responsabilidad ciudadana en el teatro político mexicano

Y sigue la mata dando leedoras y leedores, la oposición ha declarado nuevamente la guerra sucia en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y, sin siquiera detenerse a pensar en el enorme daño que le están causando a la sociedad mexica, siguen pretendiendo hacer girones de la opinión pública, manipulando información y generando tendencias falsarias y apócrifas.

Afortunadamente para nosotros –el pueblo de México- y desafortunadamente para los antagonistas, la información ya no es unidireccional, cada día contamos con más y más herramientas informativas, mismas que, muy por encima de ser un artilugio de desprestigio y cobardones ataques en contra de cualquier gobierno, hoy por hoy se han convertido en el arma que a los pueblos hacía falta para combatir a aquellos que únicamente velan por sus intereses personales.

Tal es el caso del Tomandante Borolas –léase felipe calderón- y del tal Chente Fox quienes, aún con tantísimos y prestigiados estudios, no han dado la talla intelectual –nunca la dieron- para comprender que México y su población ya no pueden ser conducidos del mismo modo que sus antecesores y titiriteros hacían, es decir que en la actualidad, la política se ha convertido en una materia para personajes medianamente inteligentes, lo que los viejos dinosaurios del partido tricolor y del partido blanquiazul conseguían con un fajo de billetes en las televisoras y rotativas locales, hoy resulta imposible de emular pues, para su desventura, miles de paisanos realmente comprometidos con el país y con la verdad y, completamente asqueados del quehacer político nacional, han comenzado a denunciar directamente y sin censura, cada uno de los desfiguros, desatinos, dramas y embustes de esa –ahora inservible y moribunda- mal llamada clase política.

Gob Qro Brandon Plaza 728

Fuera de los dimes y los diretes cotidianos de estos personajes, nuestro Presidente –ahora si lo escribo con mayúscula- debe considerar algo muy importante, esto no es una campaña presidencial en la que bien vale la pena fajarse como los boxeadores en las esquinas y entrarle al quite de la guerra sucia, las descalificaciones y los señalamientos, por el contrario, este sexenio es un sexenio de trabajo duro, de esfuerzos sobre humanos, de unidad y de propuestas, MORENA y Andrés Manuel no deben caer en provocaciones, sabemos bien que, por costumbre popular, tanto AMLO como sus funcionarios tienden a desenfundar el jabón Zote desde el primer segundo en que ven un lavadero y un montoncito de trapos sucios pero ojo, porque precisamente de esto se trata el juego, de distraer el trabajo que, con subibajas, con traspiés, con errores y con atinos, se ha venido realizando a lo largo de este primer año de administración, así es que por favor señor Presidente López Obrador, deja de lado los alegatos innecesarios con el dipsómano de felipe, con el pachipedo de Vicente y por favor, enfócate a llevar esa Cuarta Transformación que tanto nos prometiste a buen puerto y como el Quijote y como Sancho, deja que los perros -y las perras en este caso- ladren a placer.

Ahora es cuando el democráticamente electo AMLO debe echar buena mano de sus colaboradores más atinados, ahora es cuando ellos, todos, deben cerrar filas y no sólo llevar las mieles de la Cuarta Transformación a todos los rincones y linderos de México, sino también, deben comenzar YA a limpiar la casa, porque MORENA también hierve de despreciables botarates que mal embanderan el movimiento, porque MORENA también escurre sangre por algunas de sus ventanas y se le han escapado algunos billetes mal habidos por debajo de las puertas y, aunque entiendo –entendemos- que no existe Democracia que no contemple cierto porcentaje de corrupción, no se pueden ablandar como lo han venido haciendo a lo largo de los últimos meses.

Gracias a las voces de Tatiana Clouthier, Diego Luna, Fernández Noroña, Damián Alcázar, Antonio Helguera y varios más, el pueblo mexicano ha comenzado a recordar infinidad de cosas que había olvidado y que no debería olvidar nunca más, pero el verdadero problema para México, actualmente, radica en sumar a los opositores del gobierno, una actitud poco propositiva, argüendera y desinteresada.

Así es que mucho ojo mi querido Andrés Manuel y mucho ojo mi querido pueblo mexicano, no olvidemos que una mejor administración de los intereses nacionales, implica una responsabilidad también, por parte de quienes vivimos, disfrutamos y sufrimos el teatro político del cuerno de la abundancia.

Antonio Andrade

© 2019, 6enpunto.mx. All rights reserved.

Resumen
De la responsabilidad ciudadana en el teatro político mexicano
Nombre del artículo
De la responsabilidad ciudadana en el teatro político mexicano
Descripción
Afortunadamente para nosotros –el pueblo de México- y desafortunadamente para los antagonistas, la información ya no es unidireccional
Autor
6enpunto.mx
6enpunto.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.