Harvey y la solidaridad humana: @JROLDANA

0
247

De la solidaridad humanitaria al impacto económico son las dos facetas que en días se han estado presentando en la unión americana, derivado del fuerte meteoro natural ocasionado por el huracán Harvey que en días recientes azotara el área metropolitana de la Ciudad de Houston, Texas y de sus alrededores.

Ese fenómeno atmosférico repercutió en poco más de 40 mil casas y viviendas de cualquier tipo que fueron arrasadas, otras más sufrieron cuantiosos e irreparables daños, por las pérdidas de enseres domésticos y de automóviles.

Al cierre de este día jueves, poco más de 2 mil operaciones de rescate y de evacuaciones han sido instrumentadas por parte de los elementos policíacos de Houston; además de los centenares miembros de la Guardia Nacional que han colaborado para la evacuación y el auxilio de miles de personas varadas en las partes altas de sus casas y departamentos.

Se han registrado múltiples cortes en el suministro de energía eléctrica, proliferan los refugios que albergan a personas que se vieron en la necesidad de salir de sus viviendas.

En cuanto a la necesidad de socorrer a nuestros connacionales, de personas cuyo origen es mexicano aún forma parte de cierta incertidumbre, ya que imaginamos que muchos de ellos, por temor a ser detenidos o deportados no han acudido a los albergues dispuestos en los condados próximos a Houston, por las autoridades y  organizaciones de caridad, algunas de las cuales forman parte de comunidades religiosas que se han dado a la tarea de proveer los insumos básicos temporales, alojamiento, sanidad y alimentos.

De acuerdo a fuentes consultadas hace unas horas en el área de Comunicación Social de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), se ha desplegado el Protocolo de Asistencia y Protección para los mexicanos avecindados en esa región, apoyado en 11 Consulados ubicados en el estado de Texas, de los 50 que conforman el total de los adscritos en toda la unión americana.

De ellos, 6 operan para brindar protección consular en San Antonio, Austin y en Houston. Sin embargo, este último se encuentra cerrado por no estar en condiciones físicas adecuadas para su operación.

Nos comentaron que nuestros representantes consulares visitan dos grandes albergues, uno de ellos es el “Centro de Convenciones de Houston”; hasta hace unas horas en este se habían contabilizado a 30 mexicanos; en total suman 80 los mexicanos que han recurrido a los albergues dispuestos.

Cabe destacar que la capital tejana de Austin, Dallas y de San Antonio también se han visto perjudicados por el fenómeno meteorológico; aunque Houston es el que mayor impacto ha sufrido.

Por cierto, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha hecho público llamado a  la población mexicana que vive en dicha entidad, no importando su condición migratoria para que acudan y soliciten ayuda humanitaria en los albergues; ya que lo más importante es que salven sus propias vidas. Abbott les prometió que no se les perseguirá.

Cabe mencionar que el canciller de México, Luis Videgaray Caso en días recientes le ofreció al gobierno federal de los Estados Unidos de América y al gobernador de Texas la inmediata ayuda humanitaria de nuestro país.

Existen líneas telefónicas de la cancillería mexicana a la disposición de quienes deseen conocer el estatus y paradero de familiares que viven en la región afectada, proporcionada por el “Centro de Información para la Asistencia de Mexicanos” (CIAM), que funciona los 365 días del año. En Estados Unidos se puede llamar al número gratuito: 1855-4636-395.

Desde la Ciudad de México se puede marcar el número siguiente: 001-5206-2378-24.

Al momento no presencia de ningún tipo de Organización No Gubernamental mexicana que se interese en proporcionar la ayuda humanitaria para la población estadounidense afectada. En este tipo de sucesos es que se requiere de la colaboración desinteresada; lo que muchas de ellas pregonan no lo vuelcan en proporcionar asistencia a la humanidad que ahora lo necesita.

Consideramos que son muchos los compatriotas que junto con ciudadanos estadounidenses están pasando por serias y penosas calamidades.

Se sabe que poco más de un millón 767 mil 595 habitantes de origen mexicano ubicados en el área de metropolitana de Houston, Texas, viven, estudian y laboran allá.

¿Qué esperamos para ofrecer nuestra desinteresada ayuda?

Hoy por ellos, mañana podríamos ser nosotros los afectados por el severo impacto ocasionado por el cambio climático, que en forma de fortísimo huracán ha infligido fenomenales destrozos a la sociedad y economía tejana, aunque de ello no ha querido dar crédito el propio presidente de esa nación, Donald Trump. Este es un terco y obtuso detractor de dicho fenómeno, para Trump, “el cambio climático es una verdadera tomadura de pelo”.

También nos preguntamos. ¿Dónde están y qué esperan las Fundaciones y las Instituciones de Asistencia Social mexicanas que no se han dado a la tarea de prestar ayuda humanitaria requerida con ansia por la población afectada que vive en esa parte del territorio estadounidense?

Impacto económico por el cierre de refinerías tejanas.

Es considerable el impacto económico que incidirá para nuestro país en general y particularmente para el estado norteño de Nuevo León, derivado del cierre de las principales refinerías petroleras tejanas, ocasionado por la devastación provocada por el huracán Harvey.

Tan sólo una de ellas produce cada día 324 mil barriles del oro negro y 4.4 millones de barriles de refino.

El estado de Texas en el principal proveedor de combustibles de México e importa el 67% de las gasolinas que se consume en nuestro país.

Se estima habrá una próxima alza del 7% en el precio de las gasolinas que consumimos en territorio mexicano.

Más del 85% de la gasolina que Pemex importa proviene de los Estados Unidos; el 60% del combustible que se consume en el estado de Nuevo León se recibe de las refinerías tejanas.

Mientras tanto, ya hemos resentido un incremento reciente de los precios del crudo que internamente consumimos; este jueves subió más del 2%, debido al recuento de los daños causados allende la frontera norte de México.

Por: Jesús Roldán Acosta
@JROLDANA

¿Quieres que publiquemos un post de tu negocio en nuestro blog?

Deja un comentario